Psicologia Granollers

Psicòleg Granollers || Psicólogo Granollers || Vallès oriental

Psicología infantil

Psicología infantil

PsicologÍa infantil. Problemas de comportamiento

En los niños hay comportamientos que son innatos, pero la mayor parte de los comportamientos son aprendidos. La conducta del niño es el resultado de la interacción del pequeño con su entorno social. Los niños no heredan los malos hábitos, su conducta es el resultado del aprendizaje en el ambiente familiar, escolar y social.

Algunos niños pueden presentan trastornos en la atención que generalmente se acompañan de hiperactividad aunque esta no siempre se manifiesta.

Los niños con trastornos de la atención tienen problemas para controlar su comportamiento y su rendimiento escolar puede ser bajo, lo que representa un reto para sus padres, maestros, pediatras y para ellos mismos.

El Trastorno de la atención con hiperactividad (TAH) es un problema vinculado al comportamiento, que caracteriza a los niños como impulsivos, muy activos o inquietos y con muy poca o nula capacidad para mantener la atención, a lo que se conoce también como niños con atención dispersa, su inteligencia en la mayoría de los casos es normal o superior al promedio, en ocasiones se altera su aprendizaje, sin que necesariamente este sea un trastorno del mismo.

Agresividad

El tratamiento de la agresividad en un niño, en los casos que sea persistente su conducta agresiva, no es un problema que se pueda solucionar en casa, es un problema grave que debe atender a la ayuda de un profesional. El tipo de tratamiento que se utilizará dependerá del resultado de la evaluación que se haga. Lo primero que se debe de hacer es identificar, a través de observaciones, charlas y entrevistas, los antecedentes (causas y reacciones) y las consecuencias buscadas con el comportamiento agresivo del niño.

Teniendo en cuenta de que la conducta agresiva de un niño es un comportamiento aprendido y como tal se puede modificar, la intervención de los padres tanto como la de los profesores es muy importante. El castigo físico no es aceptable en ninguno de los casos porque su efecto será aumentar la agresividad y la ansiedad del niño. Con un adecuado tratamiento y respuesta ante las agresiones si nos empeñamos en cambiar la conducta agresiva de nuestro hijo, y mantenemos la paciencia y la perseverancia, seguramente solucionaremos el problema.

Aislamiento

Hay diferentes causas para el aislamiento en los niños: informática, consolas, acoso escolar, superdotación….

La informática y las consolas puede ser un medio de desarrollo en su justa medida, pero en exceso pueden llegar al aislamiento del niño, hasta el punto de no reconocer la diferencia entre realidad y ficción, y perder su vinculo con el mundo que le rodea, para caer en un encierro en si mismo. Ante estas dos herramientas es imprescindible el control parental, no siendo aceptable en ningún caso que el niño las use en solitario.

Otro problema puede ser el acoso escolar, en que el niño atrapado por el miedo que le causa la situación, y ante la falta de herramientas para afrontar el problema, decide encerrarse en si mismo, aislándose del mundo como medida defensiva. Habrá pues en estos casos que trabajar duro para romper el aislamiento y por otro poner medios para evitar la causa.

En el caso de los niños superdotados estos piensan y sienten de forma distinta a los demás. Ya desde muy pequeños saben cómo mantener la atención de los adultos y distinguir entre el bien y el mal. Presentan, además de su alta capacidad intelectual y de comunicación, una gran creatividad, por lo que suelen ser originales y flexibles. Poseen una exquisita sensibilidad, son competitivos e independientes, así como muy tenaces y voluntariosos para superar los obstáculos. No obstante, cuando el superdotado no es reconocido como tal, no se tienen en cuenta sus necesidades especiales, tanto psicológicas como educativas, y no se encuentra en un ambiente en el que se le permita desplegar todo su extraordinario potencial, puede presentar problemas de fracaso escolar y aislamiento social e intelectual, entre otros.

Celos

Los celos son una reacción normal que todos los niños pueden sentir en alguna época
de su vida, ante situaciones como la llegada de un hermano en determinada fase de su vida por la aparición del complejo de Edipo o de Electra. Una rivalidad “normal” entre hermanos puede permitir que un niño aprenda a modular su trato con los demás. También es frecuente que los niños puedan presentar los llamados celos “funcionales” o de “beneficio”, que son los que en su inicio no se manifiestan con agresividad entre hermanos, sino con un deseo del niño por conseguir de sus padres atención, cariño y otros beneficios. También el conocido complejo de Edipo o de Electra puede causar celos en el niño, en este caso hacia la figura paterna, o hacia la materna en el caso de las niñas. Este es un problema importante, porque de la resolución del mismo de manera adecuada dependerán las relaciones futuras del niño.

Dificultades de aprendizaje

En conjunto, estas dificultades están presentes en un 10-15% de la población escolar. En los últimos años se ha generado una enorme aportación científica sobre estos problemas del desarrollo infantil pero siguen siendo motivo de preocupación en los padres. No es un problema sencilla, ni suele tener una sola causa y por lo tanto requiere de un diagnostico lo más preciso posible, para saber cual es el alcance del problema. La unión en este caso entre padres, educadores y psicólogos será importante para la resolución y conocimiento de esas causas.

Trastornos de la alimentación

En este campo los problemas son diversos y sobretodo son complejos, sobretodo en su detección, pues a menudo las personas que los padecen sienten culpabilidad por ellos e intentan ocultarlos. Su tratamiento suele ser pues complejo. Algunos de ellos son:

  • Anorexia: Intento de reducir el peso corporal al mínimo utilizando el ayuno, por miedo a ser obeso. No hay una percepción real de si mismo ni se valora el daño que uno se puede causar.
  • Bulimia: Conducta parecida a la anorexia en el intento de reducir el peso. En este caso el paciente come compulsivamente para después provocarse el vómito.
  • Bulimarexia: Es el caso de personas que pasan etapas con Bulimia o Anorexia.
  • Comedores compulsivos: El paciente padece una versión de la bulimia en que la ingesta es más rápida de lo normal, comen hasta el asco i sienten culpabilidad.
  • Ortorexia: Obsesión patológica por la comida sana. Se preocupan en exceso por la dieta, llegando a ocupar su tiempo en ello y no disfrutan de la comida, sino que sufren por que no sea lo bastante sana.
  • Vigorexia: Obsesión por un cuerpo perfecto. La dedicación al ejercicio físico es excesiva en especial anaeróbico, uso de fármacos y dietas, pudiendo llegar al dopaje.

Control de esfínteres

El control de los esfínteres es un problema habitual en la infancia. El niño ha de aprender a reaccionar ante sensaciones como la barriga inflada, cosquillas en sus genitales., etc. El tiene que aprender de que manera controlar su propio cuerpo o de lo contrario seguirá un largo tiempo con ese problema.

Pero no solo es un problema de autoconocimiento o de entorno, sino que este problema en caso de aparecer con posterioridad a haber sido capaz de controlarlos nos puede estar indicando un caso de abusos, de acoso escolar, de reacción ante un divorcio de los padres y otro tipo de problemas que necesitaran ser valorados primero de todo y tratados en su justa medida.

Miedos a la oscuridad, sociales, escolares

Los niños experimentan diferentes miedos a lo largo de su desarrollo. Los ruidos fuertes, las personas extrañas, la soledad, animales como arañas, ratones, perros o serpientes, seres encantadores como brujas, fantasmas o extraterrestres, las inyecciones o los dentistas son algunos de ellos. Los miedos en si mismos no son malos porque brindan la posibilidad de aprender a enfrentarse a situaciones difíciles y estresantes con las que ineludiblemente se en su vida. Pero, alrededor del 5 por 100 de los miedos infantiles son tan intensos que constituyen una fuente de sufrimiento. Se convierten entonces en fobias infantiles. En ese momento en que el miedo causa ansiedad, ataques de pánico, y bloquean y condicionan a la persona es el momento en que hay que intervenir para corregir el problema y ayudar a su superación.

Técnicas de estudio

Para algunas personas el estudio consiste en estar matriculado en un colegio y asistir a unas clases. Pero estudiar es algo más, es aprender una serie de conocimientos ejercitando la inteligencia, la memoria, la voluntad, la capacidad de análisis, de síntesis, de relacionar, etc. Para estudiar bien y alcanzar el éxito escolar es necesario no solo tener capacidad, sino también tener las herramientas para hacerlo. La inteligencia como capacidad para el aprendizaje no asegurara el buen rendimiento escolar. Lo que necesitaremos es pues estudiar las técnicas generales que han sido contrastadas por la experiencia o por los conocimientos teóricos y experimentales de la Pedagogía y la Psicología. En concreto la lectura, el subrayado, el cuadro sinóptico, el esquema, la forma de tomar apuntes, la preparación de exámenes, la elaboración de trabajos y otras técnicas como confección de murales, teatro leído y debates. No solo bastara con conocerlas sino que además habrá que tener un buen control de ellas y saber manejarlas.

Problemas de ansiedad y trastornos del sueño

Uno de los problemas con los que con más frecuencia se encuentran los padres es el del sueño de sus hijos se niegan a ir a la cama cuando se lo indican, tienen dificultad para quedarse dormidos o se despiertan a menudo por la noche . Los problemas de calidad o cantidad de sueño de los niños se reflejan en su actividad diaria; los niños que no duermen bien están cansados al día siguiente, rinden menos en el colegio, están menos activos en sus relaciones con otros niños, etc. Dormir adecuadamente es esencial para estar sano y encontrarse bien. Esto puede derivar en alguno de los trastornos más importantes insomnio infantil, narcolepsia, síndrome de apnea infantil, terrores nocturnos, sonambulismo, bruxismo, etc. Hay pues que hacerles frente y tratarlos en su justa medida.

Depresión

La depresión que antes solo se diagnosticaba en personas adultas, está cada día haciendo sufrir también a los niños. Ya no son sólo los adultos los que se deprimen. La depresión infantil puede surgir a causa de cambios importantes y estrés, como resultado de la pérdida de los padres, un divorcio, o problemas familiares, etc.

Aproximadamente el 5 por ciento de los niños de la población general padece de depresión en algún momento. Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida o que tienen desórdenes de la atención o de la conducta, o discapacidades en el aprendizaje, o aún problemas de salud mental, corren mayor riesgo de sufrir depresión.

No hay que apresurarse a sacar conclusiones han de estar atentos cuando algún niño presente alguna de las siguientes características

  • Está continuamente triste, llorando con más facilidad
  • Pierde el interés por los juegos preferidos y por la escuela
  • Se aleja de sus amigos y de la familia
  • Se queda irritable o demasiado sensible frente a pequeñas frustraciones, montando rabietas o berrinches con más facilidad
  • Come demasiado o muy poco

Nuestros especialistas en psicología infantil

Referencias

Artículos de infancia y adolescencia en nuestro blog:
http://www.psicologiagranollers.blogspot.com.es/search/label/Infancia-Adolescencia

Comments are closed.


Gestionat amb Wordpress - Disseny web Arrova.cat