Portada > Blog > Joker. La sociopatía como enfermedad.

Blog

Joker. La sociopatía como enfermedad.

16/10/2019

Acabamos de ver el estreno de la ultima versión del Joker, esta vez como personaje principal de la historia, y queriendo darle una justificación a la personalidad de este. ¿Realmente alguien así es una creación social únicamente?

Muchos dirán que el Joker representa a un loco sin tratamiento posible, a un peligroso psicópata o a una mente muy trastornada, que obviamente lo es, pero podría ser muchas de esas cosas y ninguna a la vez.

En esta ultima representación del Joker se nos presenta una historia personal llena de miserias, de problemas y de situaciones en que es tratado a niveles infrahumanos. En cambio, en otras versiones del personaje hemos visto otros aspectos que podríamos mencionar.

No se trata de hacer un análisis riguroso, porque es pura ficción, y como tal no es real y estable, sino que depende de cada guionista, pero si dar una imagen de las patologías que podría sufrir y de su realidad.

Primero de todo podemos decir que Joker tiene un trastorno de personalidad antisocial o sociopatía, caracterizada por no respetar las normas sociales y las leyes. Implica una empatía nula hacia las personas que le rodean, sin ser consciente, porque no lo siente así, cuando hace daño o se aprovecha de otros. No se trata, como muchas personas hacen, de aparcar ocupando dos sitios o de robar pilas en el Ikea, sino de algo más profundo. En este caso una persona normal sabría que esta haciendo daño por ejemplo matando al perro del vecino porque le molesta que ladre, y para el su beneficio justifica ese mal. En el caso de la película lo llevamos más allá y lo convertimos en un asesino.

Podemos ver en el un psicópata. Aquí continuando con lo anterior, nos referimos a la nula empatía y reconocimiento de las emociones. Esto representa a un 2% de la población mundial, pero eso no les hace asesinos en potencia, sino en personas que a menudo viven de forma muy triste. No hay alegría, tristeza, miedo…y es difícil de gestionar cuando ves que otros sientes cosas que para ti son imposibles.

Por último, podríamos decir que el personaje posee un trastorno obsesivo-compulsivo que le lleva por ejemplo a su obsesión por Batman o a tener que cumplir determinados rituales mágicos, como seria tener que utilizar siempre unos mismos colores o en diversas versiones del personaje disfrazar a sus subordinados. En este caso seria una versión poco habitual del trastorno, siendo quizás los más comunes los que vimos en películas como Toc-toc, que intentaban mostrar con humor lo que es finalmente una dolorosa realidad para muchos.

Pero finalmente como digo una podría ser un sociópata y no pretender destruir la sociedad, sino quizás repudiarla en silencio, un psicópata y en solo el 0,001% de los casos convertirse en un asesino en serie, y obviamente tener incluso un Toc, que muchas veces pasara solo por una manía extraña sin llegar a afectar la vida diaria.

Joker es un personaje, una creación de un comic y como tal tiene que cumplir un papel, luego se le añaden patologías que puedan aportar que sea como queremos que sea, pero la realidad es que casi es imposible ver algo así en el mundo real. Las personas con enfermedades mentales graves sufren muchísimo en silencio, en soledad y sin ayuda ni empatía de una sociedad que actúa con ellos como si tuvieran algo contagioso.